LARA: UNA PRECIOSA NOVIA DE CRISTINA PASCUAL

Holaa!! aquí estoy de nuevo! no tengo excusa para mi desaparición…el paso de los días, el trabajo y demás no me dan tregua.

Empezamos con la temporada alta de bodas y seguro que nos “emborrachamos” viendo novias guapísimas, veraniegas y escotadísimas.

Sin embargo yo hoy os quiero mostrar una boda y una novia preciosa!! una novia de invierno (cada vez me gustan más este tipo de bodas) vestida por la magnífica diseñadora asturiana Cristina Pascual, que tiene atelier en Oviedo y en Madrid.


El tándem Cristina Pascual, zapatos de Jimmy Choo y un ramo con rosas de pitimini era sencillamente sensacional.

Lara deseaba un vestido de novia que tuviera un aire vintage, antiguo, parecido al que años atrás había lucido su abuela.

Conoció a Cristina justo cuando acababa de abrir su nuevo atelier en Madrid. El arte de Cristina y la conexión inmediata entre ellas hizo que la novia no tuviera ninguna duda de que sería ella quien le haría su vestido de novia. Además también hizo los vestidos de su madre y de su hermana, y vestidos ceremonia niña.

 

La pareja se casó el pasado 6 de diciembre en el Palacio de Meres (Asturias). El novio es asturiano y les fascinó el lugar. Y no es para menos! es un sitio con un entorno espectacular y encantador!


Como veis la línea del vestido de Lara era sencilla, sobria, muy elegante y plena tendencia. Los detalles bordados en el cuerpo por delante y por detrás debajo del escote de la espalda le aportan una riqueza y una distinción que en cuanto lo vi me enamoró!

Os acordaréis de lo “fanática” que soy de los escotes en la espalda verdad? pues el de Lara es otro de ellos.

 

La novia estaba aún más radiante con el peinado que eligió. Se lo hicieron en la peluquería “la Niña Bonita” en Gijon. Acertó plenamente con ese recogido que seguía con el aire de otra época que quería para su look de novia.

El maquillaje se lo encargó a  Aida Carballo, de Gijón, quién también hizo un esplendido trabajo.

Lo más sentimental que llevaba la novia el día de su boda eran dos cosas, una diadema de brillantes antigüa de su madre y el anillo de pedida, una sortija de brillantes y una esmeralda colombiana, que fue obra de “Meseguer” una gran profesional y amiga del colegio de Lara.




Espero que os haya gustado y pueda dar ideas a las futuras novias que os casáis en los meses de otoño- invierno.

Fotos: Valentin Gonzalez Cores de Esarte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *